a patriotismo foto piano.jpgEl segundo programa oficial de la Orquesta Sinfónica de Antofagasta se asoma como una oferta contundente debido al peso de las tres obras que lo componen. Sin duda alguna se convertirá en uno de los hitos de la presente temporada, y eso no solamente por la calidad de las partituras escogidas, sino también por los artistas involucrados.

La batuta será empuñada por el director asistente de la OSA, Rodrigo Ossandón, quien vivirá su esperado debut en un concierto oficial de la agrupación, donde mostrará su talento y su base musical, fruto de sus estudios en la U.Católica de Argentina. Junto a él, el que debe ser el más importante solista surgido de esta ciudad, el pianista de origen griego Alexandros Jusakos. 

Jusakos será el protagonista del Concierto para Piano No.1 de Dmitri Shostakovich, un compositor clave del siglo XX. Esta obra es inusual, ya que en vez de una masa orquestal gigante detrás del piano, ocupa solamente la sección de cuerdas, y una trompeta, que estará a cargo de Nelson Herrera. Aquí Shostakovich combina balance clásico con un melodismo netamente ruso. Una obra llena de contrastes que sin duda llamará la atención del público antofagastino.

Shostakovich, frente a la opresión del régimen de Stalin, mantuvo siempre un espíritu muy ruso. Y décadas antes que él, Alexander Borodin, fue uno de los iniciadores de un movimiento musical nacionalista en Rusia. Escuchar su música es de algún transportarse al inmenso país europeo. La OSA interpretará su Sinfonía No.2, que pese a ser una de sus obras más celebradas, en Chile no se toca muy a menudo, por lo que la orquesta de la Perla del Norte se anota un punto especial, ya que volverá a sonar en suelo nacional después de una larga ausencia.

Y si hablamos de nacionalismo, el finlandés Jean Sibelius elevó el espíritu de sus compatriotas en una época en que el país escandinavo no se independizaba totalmente del imperio ruso. El poema sinfónico ‘Finlandia’ es una rapsodia de alto vuelo, un llamado a amar a la patria finesa, y que sirve como ideal apertura de concierto.

Pese a su carácter nacional, ligado a un país tan lejano, esta obra se ha vuelto universal, aclamada en todo el mundo y definitivamente la música más conocida de su autor.

Buscar artículos