a casa gibbs antofagasta 2017El 29 de agosto de 2008, la comunidad quedó enamorada ante la obra "Una estación de Ferrocarril con próceres en la historia de Antofagasta", nombre del mural que decora dos áreas de la histórica Casa Gibbs, en pleno casco histórico.

A ocho años de su inauguración, ayer el edificio volvió a cautivar como esa primera vez luego de dos meses y medio de profunda restauración.

El trabajo, obra del artista chuquicamatino Luis Núñez, fue repintada debido al desgaste del tiempo y por algunos rayados que la opacaban.

"Lamentablemente la condición climática en la zona es lo más dañino debido a la radiación, pero aún así conseguimos los materiales más adecuados para aplicarlos al mural. Para nosotros es una tremenda tarea entregar este trabajo enseñando lo que es la historia y legado como región", explicó Nuñez.

PATRIMONIO

Un dato ignorado por el 90% de los antofagastinos, es que en la cara oeste del edificio (avenida Balmaceda) figuran 12 ciudadanos destacados por su contribución a la región.

Lenka Franulic (periodista), Chela Lira (pintora), Matías Rojas (primer alcalde de la comuna) Antonio Rendic (doctor altruista), Andrés Sabella (poeta), José Santos Ossa (pionero en el descubrimiento de mineral), José Papic (empresario visionario), Nora Vera (hija ilustre), Maximiliano Poblete (alcalde), José Trevizán (hijo ilustre), Luis Silva Lezaeta (obispo) y Mario Bahamonde Silva (profesor) se encuentran, como pasajeros esperando el paso del tren a un costado del mural.

En la cara norte, un solitario Isaac Arce (historiador) hace la conexión entre el pasado y el presente, en una mural tridimencional que traspasa a la realidad a través de un poste del antiguo cableado eléctrico.

El presidente de Corporación Proa (entidad que financió el mural) Carlos Tarragó, reflexionó sobre el aporte de este hito.

"La naturaleza, que ha sido generosa en dotar a la zona de importantes recursos mineros, no lo ha sido en cuanto a atractivos turísticos naturales para con Antofagasta, con la excepción de La Portada por cierto. Sin embargo, estamos convencidos que la creatividad y gestión puede perfectamente modificar el paisaje, con la incorporación de obras de innegable valor turístico, como es el caso de este renovado mural".

Luis Gaete, propietario de la casa Gibbs, destacó el valor de tener aquella pintura decorando el interior del añoso inmueble.

"Es una puesta en valor de un edificio que es un símbolo arquitectónico de Antofagasta. Estamos muy contentos con mi familia de poder lucir una vez más la brillante fachada, y esperamos que se pueda mantener en condiciones el edificio durante mucho tiempo", destacó el antofagastino.

 

 

Buscar artículos