a puerto ideas teatro municipalUn ex Presidente de la República, un novelista estadounidense, dos Premios Nobel de Química y de Física, una obra de teatro nacional, un matemático francés y una neurocientífica brasilera son los grandes invitados que llegarán al Teatro Municipal por la Quinta Versión del Festival de Ciencia Puerto de Ideas Antofagasta 2018.

Este Festival internacional único en su tipo en Latinoamérica se realizará del 13 al 15 de abril y el recinto de la Corporación Cultural será la sede principal. Así fue confirmado tras el lanzamiento realizado en la Biblioteca Regional y que contó con la presencia de la Presidenta del Directorio de la CCA, la Alcaldesa Karen Rojo Venegas.

Estas son las exposiciones que habrá en nuestro recinto de calle Sucre 433:

Viernes 13 a las 19:00 horas – Entrada gratuita
Ricardo Lagos, abogado, economista, ex Presidente de Chile
Cambio climático ¿Hacia una mirada verde?

El cambio climático, consecuencia de la emisión de gases de efecto invernadero, es el gran desafío de la primera mitad del Siglo XXI. Y para la minería no será una excepción. El cobre puede prontamente dejar de ser una mercancía debido a exigencias relacionadas con su huella de carbono.

Sábado 14 a las 10:30 horas – Entrada $2.000
Michael Graziano (Científico y novelista estadounidense)
¿Qué es la conciencia?

La conciencia, ese conocimiento en primera persona que tenemos de nosotros mismos y de nuestro entorno, que nos permite pensar en este preciso momento sobre ella, es uno de los misterios de la ciencia más grandes por resolver. Algunas de las teorías más novedosas postulan que la conciencia emerge de la complejidad de las redes neuronales, pero también podría surgir de otros mecanismos complejos de procesamiento de información. Graziano trabaja bajo el enfoque de la teoría del esquema de atención para intentar comprender cómo funciona la conciencia humana, poder imitarla, y llegar algún día a fabricar máquinas artificialmente conscientes

Sábado 14 a las 12:30 horas – Entrada $2.000
Martin Chalfie, químico estadounidense, Premio Nobel de Química 2008
Iluminando la vida

La historia del descubrimiento y desarrollo de la proteína fluorescente verde (GFP) por el cual Martin Chalfie recibió el Premio Nobel junto a Roger Tsien y Osamu Shimomura, es un ejemplo de cómo los grandes avances científicos ocurren a partir de descubrimientos accidentales, ignorando supuestos previos y tomando riesgos. “Puedes observar mucho mirando”, dijo Yogi Berra, gran jugador norteamericano de baseball. La frase hace sentido también en las ciencias. Hasta los años ‘90, los biólogos sólo podían mirar bien las células de ejemplares muertos, con métodos que permitían dar sólo un vistazo a lo que estaba sucediendo.


La GFP revolucionó las ciencias biológicas al permitir observar el interior de células vivas. ¿Dónde exactamente se encuentran las proteínas dentro de las células? ¿Cómo cambia su actividad a través del tiempo en células normales y en aquellas tumorales, cómo se organizan los tejidos? Son algunas de las preguntas que se pueden responder gracias a la GFP, permitiendo así observar la célula en su totalidad, estudiarla y manipularla.

Sábado 14 a las 16:30 horas – Entrada $2.000
Serge Haroche, físico francés Premio Nobel de Física 2012
Curiosidad, ciencia y tecnología: un círculo virtuoso

Ciencia y tecnología siempre han progresado juntas. La curiosidad ha guiado descubrimientos fundamentales, creando nuevas herramientas, estimulando la investigación de la naturaleza y dando paso a nuevos hallazgos.


Un círculo virtuoso que se puede observar en la física cuántica: nació para entender la palabra “microscópica” sin un fin específico en mente. Hoy, sin embargo, gracias al descubrimiento de las leyes que rigen el comportamiento de electrones, átomos y fotones; contamos con computadoras, láseres, relojes atómicos, máquinas de resonancia magnética. Desde los años ‘80, Haroche ha diseñado experimentos para estudiar los fenómenos que ocurren cuando la materia y la luz interactúan.


Capturó y estudió fotones haciendo pasar átomos a través de una “trampa” magnética, observando por primera vez todo el proceso vital de un fotón. Su método revolucionario impulsó los primeros pasos hacia la construcción de un nuevo tipo de supercomputador basado en la física cuántica que cambiará nuestra vida de manera radical, como lo hizo el computador clásico en el último siglo.

Sábado 14 a las 16:30 horas – Entrada $2.000
Obra de Teatro: “Réplica”
Elenco: Paola Volpato, Patricia Rivadeneira, Francisco Pérez-Bannen, Ximena Carrera y
Felipe Zambrano. Isidora Stevenson, dramaturga y Francisco Krebs, director

En un futuro cercano, un adolescente adicto a las redes sociales ha desaparecido. En la sala de espera, una reconocida investigadora en neurociencia, un carismático empresario de la industria de las nuevas tecnologías, una terapeuta especializada en desintoxicación, una profesora y un joven hacker descubren que este hecho los conecta. Lo que parte como un encuentro fortuito termina evidenciando el alcance y la supremacía de Réplica, un nuevo programa de Inteligencia Artificial. El montaje cuenta con la producción ejecutiva de Javier Ibacache y es parte del programa de Ciencias + Artes + Audiencias. Al finalizar el montaje, se realizará un conversatorio que invita al público a dialogar con su director y dramaturga.

Domingo 15 a las 10:30 horas – Entrada $2.000

Claudine Haroche, socióloga, antropóloga y lingüista francesa

La angustia en un mundo líquido

El desarrollo de la tecnología, su velocidad y aceleración, generan un mundo "líquido" y cada vez más globalizado, donde no hay límites entre lo real y lo virtual. Hoy, los continuos flujos sensoriales e informativos que nos someten a una instantaneidad e inmediatez, impiden la posibilidad de apreciar el tiempo y de reflexionar. Cambian nuestras maneras de ser, de vivir, de pensar, los modos de representarnos y expresarnos, de estar con el otro; de sentir y de percibir. La presión continua de estos flujos sobre nosotros, nos quitan los puntos de referencia estables y los límites tangibles en el espacio y el tiempo. Perdemos nuestro valioso espacio interior, dando lugar a una profunda inseguridad psicológica y social y, más allá de eso, a nuevas formas de angustia.

Domingo 15 a las 12:30 horas – Entrada $2.000

Jean Paul Delahaye, matemático e informático francés, Premio Alembert de la Sociedad Matemática de Francia

Las sorpresas del azar

El azar tiene sus reglas, pero son engañosas. Hasta los mejores matemáticos se sorprenden cuando su intuición conduce al error, como ha quedado demostrado con el problema “cara o sello”. El azar es un eterno objeto de asombro; nunca lo terminamos de observar y comprender del todo. Las matemáticas tampoco logran explicarlo de manera completa y convincente. Producir el azar con computadores es difícil y hasta imposible en el sentido matemático, para irritación de las casas de apuestas. Crear o incluso reconocer el azar con nuestra inteligencia es también un desafío. La sicología y la matemática han intentando explicar por qué el azar resulta tan elusivo. Hoy, poderosas herramientas están intentando ayudarnos a comprender la naturaleza computacional del mundo físico. ¿Cómo funcionan estas leyes? ¿De qué manera se están aplicando al campo de la Inteligencia Artificial? El destacado matemático francés Jean-Paul Delahaye nos invita a vislumbrar las enigmáticas sorpresas del azar.

Domingo 15 a las 16:30 horas – Entrada $2.000

Suzana Herculano-Houzel, bióloga y neurocientífica brasilera

La historia de cómo nuestro cerebro se volvió increíble

Nuestro cerebro es siete veces más grande de lo que debería ser dado el tamaño de nuestro cuerpo y consume un 25% de toda la energía que requerimos a diario. Creció de manera desmedida en poco tiempo a lo largo de la evolución, dejando atrás a nuestros primos, los grandes simios. Entonces ¿el cerebro humano es especial? Todo indica que no y en esta conferencia se revisarán aquellos descubrimientos recientes que nos muestran por qué. Hemos desarrollado habilidades cognitivas que superan a las de los otros animales, no porque seamos geniales, sino porque nos beneficiamos de la afortunada confluencia de ser primates con un cerebro típico lleno de neuronas y porque nuestros ancestros inventaron una tecnología radical que cambió el rumbo evolutivo: la cocina. La modificación de nuestra dieta hacia alimentos cocinados aumentó nuestro consumo de calorías, convirtiéndonos en la especie con la mayor cantidad de neuronas en la corteza cerebral. Esto, sumado a otras herramientas ideadas por nuestros ancestros y su posterior transmisión cultural, es la explicación científica más robusta de nuestra ventaja cognitiva.

 

Buscar artículos